Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Cáncer’ Category

Un informe de la Breast Cancer Fund (ver abajo) alerta de la posible asociación del cáncer de mama con un contaminante que casi todos tenemos en nuestros cuerpos: el bisfenol A

Hoy que la noticia es que Angelina Jolie se mastectomiza para “prevenir” el cáncer de mama, no está de más dar otra noticia que, pese a ser mucho más importante, no recogen tantos medios. A pesar de que su relevancia para la PREVENCIÓN real del cáncer de mama puede ser extraordinariamente más grande.

¿Es prevención quitarse los pechos?. Más bien, parece una especie de  reconocimiento tácito, llevando lo de Angelina Jolie más allá de lo que entraña como caso concreto, de que la prevención real ha fallado.

BREAST C FUND BPA

La prevención sería evitar los factores que pueden conducir a desarrollar un cáncer de mama. Y los factores genéticos no tienen precisamente el mayor peso en estos tumores.  Si el caso de Angelina Jolie pertenece al exiguo porcentaje de cánceres de mama debidos fuertemente a lo genético, éso no debe distraernos del hecho de que en la mayor parte de estos tumores tienen más peso los factores ambientales. Y entre ellos cada vez más estudios apuntan a sustancias químicas contaminantes.

El hecho objetivo es que la prevención real, en términos generales, no se está haciendo. Prueba de ello es el crecimiento brutal de incidencia del cáncer de mama en las últimas décadas (en el Reino Unido, en concreto, de un 90% desde 1971). Y cada vez se da con más frecuencia en mujeres jóvenes, lo que resta importancia a argumentos manidos como lo de que todo es porque cada vez se vive más y cosas así.

Sólo ver los datos de crecimiento de incidencia del cáncer (no solo el de mama, sino el cáncer en general) debería llevar a un severo cuestionamiento de una medicina actual que no ha sabido combatirlo. Según The Lancet, el cáncer crecerá un 75% de aquí a 2030. Tal y como ha venido subiendo en las últimas décadas.

Podrán querer hacer que nos fijemos en otras cosas: avances (o “avances”), investigaciones en tratamientos, reducción del porcentaje de mortalidad sobre el total de casos,… pero nada de éso puede hacernos olvidar el dato clave: nadie ha impedido que cada vez sea mayor el porcentaje de gente que contrae un cáncer. Y éso, lejos de ser algo menor, es algo mayor. Es más, es algo absolutamente escandaloso  aunque, por supuesto, no sea noticia.

¿Dónde queda aquello de que más vale prevenir que curar?. Aquí, parece, todo es curar (o intentarlo) y darnos palmaditas porque  aunque no estemos impidiendo que cada vez sea mayor el número de gente que enferma, al menos estamos rebajando algo el porcentaje de gente que muere (y como el porcentaje de gente enferma crece aún más la significación de ése porcentaje de éxito se relativiza y relativiza).

Hoy , por  poner el caso de EE.UU. se sabe que uno de cada dos hombres y una de cada tres mujeres serán diagnosticados de cáncer a lo largo de su vida. Y la cosa sigue aumentando. Pero nada.

Por lo visto, todo es cosa de titulares sobre Angelina Jolie, o de noticias sobre tratamientos, de maratones populares que no hablan de prevenir sino a lo sumo de detección temprana (cuando si algo puede detectarse es que se ha iniciado y nadie lo ha prevenido),… nunca, o rara vez,  sobre luchar contra ciertas  CAUSAS.

No interesa hablar en serio de las CAUSAS. Especialmente si las causas afectan a algún interés económico. Pensemos, por ejemplo, en ciertos contaminantes químicos. Hay millares de investigaciones científicas que asocian el cáncer con infinidad de sustancias. Se publican en las revistas científicas del mayor prestigio. Pero, pocas veces, en la prensa diaria. La prensa diaria parece preferir otros estudios, ésos que hablan del negocio de los tratamientos. Cualquier avance o supuesto avance en ése campo es aireado a bombo y platillo, aunque solo se trate, como tantas veces pasa,  de algo en fase muy inicial y que no deje de ser más que una triste promesa de que a lo mejor, y solo tras muchos años más, aquello pueda llegar a tener algún efecto real en la lucha contra la enfermedad.  Es “noticia” el negocio de tratar. Pero no  prevenir, evitando las causas. ¿Por qué? ¿Qué criterio medianamente serio se está aplicando para este vergonzoso sesgo?

La prevención no se lleva. Porque no se lleva pensar. Y porque , al parecer, no interesa que se piense demasiado.

Mientras el crecimiento de los casos de cáncer es tal, y más en el actual contexto de crísis económica, que amenaza incluso con llevar a un colapso a la industria del cáncer misma (¿saben cuanto cuesta a veces tratar a una persona con cáncer? ¿no sería más barato, en dinero, y lo que es más importante, en sufrimiento humano, prevenir?) ¿Por qué no se plantea hacer un recorte en sanidad, ahora que están tan de moda los recortes, recortando en el número de personas que enferman?

Ah, pero ello representaría que, por ejemplo, a lo mejor algunas sustancias que se sospecha que contribuyen al crecimiento del cáncer debieran prohibirse o limitarse. Y también, que las estadísticas de ventas de algunos tratamientos dejasen de escalar en los gráficos,…

Yo al menos me resisto al olvido de la prevención y a la desinformación que la facilita. Por ello les sugiero que lean el siguiente informe que ha publicado recientemente la Breast Cancer Fund del Reino Unido y que aborda el papel que podría tener en la prevención de la enfermedad el evitar que las mujeres tengan en sus cuerpos una serie de sustancias contaminantes que , hoy por hoy, todas o casi todas tienen. En concreto sustancias que, por ejemplo, pueden alterar el equilibrio hormonal propiciando el desarrollo de cánceres dependientes de las hormonas como el cáncer de mama.

Lo primero a destacar es que en los países anglosajones podamos encontrarnos con una entidad como esta, la Breast Cancer Fund que, con un poderoso apoyo de científicos de primera línea, intenta llamar la atención sobre la prevención de la enfermedad a través de conseguir que las mujeres dejen de exponerse a una serie de contaminantes. Mejor no comparar esta entidad con algunas españolas y lo que “hacen” en prevención en estos asuntos.  Pareciera que el cáncer de mama es una especie de cosa absolutamente inevitable y que todo lo que hay que hacer es no impedir que las mujeres lo adquieran, sino  intentar salvar a la mayor parte de las que lo tienen, y luego, ayudarlas a sobrellevarlo,etc.. Por supuesto que me parece loable una parte de la cosa, pero el derrotismo fatalista de abandonar la prevención ante una serie de factores, prefiero no decir lo que me parece. Está bien hacer lo que se pueda por las que ya han contraído un cáncer. ¿Pero y lo que se podría hacer para evitar que más mujeres lo contrajesen?

El informe de la Breast Cancer Fund se ocupa de uno solo de estos contaminantes, el bisfenol A y da algunas claves interesantes acerca del papel que podrían tener en el cáncer de mama algunos contaminantes de acción hormonal. Recomiendo su lectura encarecidamente, no solo por el bisfenol A en sí mismo, sino por las claves que nos da para comprender lo que cada vez más científicos consideran que puede ser un factor muy relevante en el origen y/o desarrollo de la enfermedad. El informe se titula “Cuerpo de Evidencia. Una descripción de los efectos de bajas dosis del bisfenol A en relación al cáncer de mama” y describe….. LEER MÁS

BREAST C FUND BPA

Read Full Post »

Una obra emocionante

Portada de La Epidemia Química

Este libro es un contundente “Yo acuso” que desvela el brutal alcance de los daños que se están produciendo, haciendo un llamamiento para una acción urgente. Con la finalidad de movilizar a la sociedad sobre uno de los más grandes retos que está afrontando y en los que la Humanidad se está jugando demasiado.

‘La epidemia química’ se presentará el próximo miércoles, 23 de mayo, a las 11.30 h en la sede de la Fundación Vivo Sano, C/ Príncipe de Vergara 36-6º dcha, Madrid.

Sara del Río (Greenpeace) Foto: Conama Carlos de Prada (Fodesam) Alfredo Suárez (Vivo Sano)

“La contaminación química es una de las causas principales del crecimiento del cáncer, la infertilidad, las enfermedades congénitas y otros muchos problemas de salud”. Esto es lo que decían los científicos firmantes del denominado Llamamiento de París. Pero pese a ésa y otras muchas advertencias de la ciencia, la sociedad no está reaccionando. LEER MÁS…..

Read Full Post »

El informe State of the Evidence. The connection between breast cancer and the environment, de la Breast Cancer Fund, es una de las mejores revisiones mundiales de estudios científicos que asocian el cáncer de mama con factores ambientales. LEER MÁS

Read Full Post »

La revista científica Perspectivas de Salud Ambiental (Environmental Health Perspectives) ha publicado  un estudio que vuelve a aportar datos sobre los riesgos que para la salud pueden representar sustancias que aparecen muy frecuentemente como contaminantes del agua del grifo. En concreto compuestos como, por ejemplo, los llamados trihalometanos, que pueden formarse como subproductos….LEER MÁS.

Read Full Post »

El President´s Cancer Panel , entidad que se encarga de orientar las inversiones del Programa Nacional del Cáncer de los Estados Unidos, y que  informa directamente al Presidente todos los años , ha dedicado este año su informe a llamar la atención sobre el peso que las causas ambientales tienen en el cáncer.

El Panel, encabezado por el Dr. LaSalle D. Lefall de la Universidad de Howard y por Margaret Kripke del Anderson Cancer Center de Houston de la Universidad de Texas, ha contado con la colaboración de decenas de expertos para  elaborar sus conclusiones y recomendaciones.

No es el primer informe en el que se alude a causas ambientales del cáncer, pero esta vez es particularmente explícito en la gravedad de la situación.

LEER MÁS

Read Full Post »

Un nuevo estudio de la Universidad de Ohio muestra como en los lugares donde el clima hace que se acumulen más contaminantes , tales como pesticidas, en el medio , hay más cáncer de próstata.

Para leer más hacer click sobre la imágen

 

Read Full Post »

“Nuestros hijos nos acusarán” por haber hecho la vista gorda, por fingida ignorancia , ignorancia interesada, ante uno de los más graves retos que arrostra la Humanidad, y que no es otro que el del impacto brutal que está teniendo la polución química sobre la salud de las personas. Los niños son los que más están sufriendo el problema.

Mientras las salas de cine se llenan con filmes frecuentemente absurdos o de trámite, documentales como este es muy probable que no lleguen a ser proyectados en las salas. En este momento hay una campaña que promueve que sean muchas las personas que vean este trailer de Youtube, para así mostrar el interés que despierta,… LEER MÁS

Read Full Post »

Que el cáncer es una enfermedad donde los factores ambientales pueden tener un gran peso es algo archiconocido. Por ello es importante la realización de estudios epidemiológicos serios que determinen posibles vinculaciones , sobre todo cuando se ve que hay zonas geográficas donde se da una mayor incidencia.

Lamentablemente , España no es un país que brille por la abundancia de tales tipos de estudios. Por ello es de aplaudir el anuncio de la realización de la investigación de la Universidad de León  a la que alude la siguiente noticia, difundida por EFE y publicada por el diario ABC: http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=155556

Read Full Post »

Que una cosa es la información y otra la sabiduría es una gran verdad. Máxime en estre mundo donde se nos bombardea con gran cantidad de “información” poca de la cual tiene detrás sabiduría alguna. Por eso es de agradecer cuando en el panorama mediático se ve algo que realmente informa sobre el fondo de las cosas: en este caso sobre el fondo de la lucha contra el cáncer. Probablemente no haya  documental que exprese mejor los devastadores efectos de la hoy dominante falta de prevención del cáncer , que éste que ha sido emitido varias veces en Tve2. Es, realmente, un documento imprescindible. Si alguna vez quiere de verdad frenarse la enfermedad debe prestarse atención , pero una atención muy fina, a lo que se dice en este documental francés, en el que se denuncia bien clara y fundamentadamente como la falta de prevención del cáncer (como la que tiene que ver con no evitar la exposición a sustancias tóxicas) está permitiendo que crezca de año en año el número de afectados, consolándose con mejorar los caros tratamientos que reciben las hordas crecientes de enfermos, con la esperanza si acaso de que el cáncer en el futuro pueda pasar a ser una enfermedad crónica que sus afectados arrastren a veces durante décadas. Los costes humanos y económicos del esquema imperante son terribles.  Como también son considerables, nos muestra este documental, los beneficios de algunas empresas. 

Guerra cáncer

Read Full Post »

Cáncer de mama y tóxicos

 

Copia de mama

La verdad es que las causas que producen las cosas, cuando son tan importantes y extendidas como para provocar o influir en pandemias que afectan a millones de personas, son a veces demasiado difíciles de ocultar. Tanto que con frecuencia, aunque los científicos no las busquen, acaban topándose con ellas por el camino.

Un ejemplo de ello podría ser la historia de los doctores Ana Soto y Carlos Sonnenschein que en 1987 investigaban en la Facultad de Medicina de la Universidad de Tuffs, en Boston (EE.UU.) sobre los factores que podían detener el crecimiento de las células de cáncer de mama (1). No eran entonces precisamente científicos especialmente interesados en los efectos de la contaminación sobre el cáncer. Realizaban una investigación convencional con el deseo de encontrar una sustancia que inhibiera el crecimiento de los tumores. Era un proceso muy delicado donde era absolutamente crucial , con la finalidad de identificar y depurar las sustancias que producían una serie de efectos, evitar cualquier clase de contaminación que pudiera desbaratar el resultado de los experimentos.

A pesar de las increíbles medidas adoptadas en ese sentido y de que en centenares de ocasiones similares nunca había sucedido nada extraño, un día pasó algo. Un cultivo de células de cáncer de mama que no debían crecer , sin embargo lo hacían, y desmesuradamente. No se explicaban por qué.

¿Había existido una contaminación accidental con estrógenos?. Parecía difícil ya que el gramo de estradiol , la potente hormona femenina que utilizaban para los experimentos se guardaba en otro laboratorio. ¿Había alguien saboteado el experimento? ¿Habían cometido algún error?. No procede extenderse aquí sobre todos sus quebraderos de cabeza, todos los cambios, y todas las pesquisas que durante meses hubieron de hacer, hasta que dieron con la causa.

La causa era algo insospechado: que el plástico del que estaban hechos los tubos que utilizaban en los experimentos ,el poliestireno, a pesar de su apariencia inerte, liberaba una sustancia que hacía crecer a las células del cáncer de mama.

Dos años después del inicio del problema identificaron la sustancia: era el p-nonilfenol, sustancia que había sido añadida al plástico como anti-oxidante. Aquello les llevaría a indagar qué otros productos podían tener ésa sustancia o sustancias afines. Así descubrieron que podía estar en otros plásticos y que la descomposición de determinados detergentes, plaguicidas y productos de higiene personal podían generarla. Un nuevo mundo se abrió ante ellos. No conviene olvidar que esa sustancia hacía crecer a las células humanas del cáncer de mama y que estaba presente en múltiples elementos de la vida cotidiana de las personas. Luego vendría el descubrimiento de más sustancias con semejantes efectos.

Como decíamos al principio, de lo que estamos hablando es algo tan grande y tan extenso que ni siquiera es preciso que los investigadores tengan que buscar demasiado. Se mete ,por sí solo, en los propios laboratorios. Podríamos referir más casos semejantes al de Soto y Sonnenschein, como el de los investigadores de la Universidad de Standford ,en California, cuyos experimentos se vieron interferidos por el bisfenol A que liberaban los matraces hechos del plástico policarbonato. El bisfenol A ,por cierto, también es una sustancia que hace proliferar las células del cáncer de mama y que, como vemos en otras partes de esta web está por doquier.

De cosas así aprenderían mucho científicos como Nicolás Olea, de la Universidad de Granada, que había trabajado con Ana Soto y Sonnenschein en la Universidad de Tuffs, y que hoy en día es uno de los puntales de la Medicina Ambiental en España. Ha estudiado mucho sonre cánceres dependientes de las hormonas, como lo es el mamario. Y sabe el peso que tantas sustancias contaminantes que imitan a estos mensajeros químicos del cuerpo, puede tener en la enfermedad. (LEER ARTÍCULO COMPLETO)

Read Full Post »

Older Posts »