Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Disruptores endocrinos’

bpa vealia

VER VIDEO CAMPAÑA

Una importante iniciativa contra la contaminación alimentaria con Bisfenol A en España

Lo que suceda con el Bisfenol A, que es el contaminante hormonal “estrella” puede marcar el camino de lo que se haga con todos los  demás disruptores endocrinos. Es una batalla clave en la que están en juego cosas importantísimas para proteger la salud humana y la de la Naturaleza frente a los efectos de los contaminantes químicos, como el que se asuma que los supuestos niveles “bajos” de concentración de muchos contaminantes que ya tenemos en nuestros cuerpos pueden causar efectos. Mientras, algunas agencias que debieran velar por nuestra salud desoyen lo que dicen centenares de investigaciones científicas y establecen niveles supuestamente “seguros” de exposición a sustancias como estas.

La campaña Hogar sin Tóxicos , encabezada por Carlos de Prada (que es además Presidente del Fodesam) lanza una iniciativa con el objetivo de que se elimine el Bisfenol A en cualquier clase de material que pueda estar en contacto con alimentos y bebidas en España.

Francia , con el apoyo de todo el arco parlamentario en su Asamblea Nacional aprobó la misma medida que ahora solicitamos en diciembre pasado. La decisión del país galo se basó en… VER MÁS

Read Full Post »

Se dice muchas veces que si las personas observaran lo que sucede con los animales antes de un gran desastre natural, tal como un terremoto o un tsunami, mucha gente se pondría a salvo. Pero la gente cree que lo que les sucede a los animales no va con ellos. En otros apartados de esta web vemos cómo experimentos con animales mostraban lo que luego acabaría pasando también de un modo u otro con las personas. Y lo que consideramos ahora tiene que ver con todo esto. Pero no ya por el experimento que algunos científicos puedan hacer en el ámbito restringido de un laboratorio, sino por el experimento químico a gran escala que la Humanidad está haciendo al inyectar en la Biosfera tamaña cantidad de contaminantes alteradores del equilibrio hormonal de los seres vivos. 

No nos damos cuenta pero es cómo si los sistemas vivos de éste planeta fuesen un único cuerpo, del que nosotros no seríamos más que células. Y lo que hacen unas células afecta a otras, especialmente cuando lo que hacen es de unas determinadas proporciones. Nuestra civilización moderna, especialmente en las últimas décadas, se ha convertido, dentro de ese organismo planetario del que estamos hablando, en una suerte de enorme glándula liberadora de sustancias que imitan a las hormonas naturales. Las hormonas son mensajeros químicos absolutamente claves en el funcionamiento de los organismos y las falsas hormonas que estamos emitiendo están enviando mensajes que están induciendo a la comisión de graves errores en el desarrollo de los ciclos vitales de muchos seres vivos, incluidos , claro está, nosotros mismos.

Gaviota en California, donde la  polución química ha causado la feminización de muchos ejemplares macho.

Gaviota en California, donde la polución química ha causado la feminización de muchos ejemplares macho.

 Muchas personas parecieran pensar que lo que les pasa a los animales no tiene porque sucederles a los seres humanos. Pero si lo considerasen con buen juicio acaso verían que precisamente éste es uno de esos temas donde más se cumple ese refrán castellano que dice que cuando veas las barbas de tu vecino pelar, pon las tuyas a remojar. Nuestro vecino, en este caso, es el reino animal. Los científicos, en diversas declaraciones conjuntas como la de Wingspread, no han olvidado referirse a lo que estaba pasando con algunas de sus poblaciones y al riesgo de que nos acabase pasando a nosotros.

Muchas de las primeras señales de que algo extraño estaba sucediendo nos las dieron ,precisamente, los animales. Curiosamente, antes de que muchos médicos se dieran cuenta, fueron los naturalistas y zoólogos los que dieron la voz de alarma. Era una confirmación de que la salud del planeta y la nuestra propia eran una y la misma cosa. Que los que velan por el planeta son también, en algún sentido, médicos de hombres. Médicos que no tanto les curan sino, lo que es más importante, que previenen lo que pueda sucederles.

Uno de los primeros aldabonazos sobre este tema en la conciencia de la población occidental fue, como otras veces, un libro: “Nuestro futuro robado”. En esta obra, realizada por científicos que trabajaron codo con codo con una periodista para publicar algo que a la vez fuese riguroso y ameno, se nos expone algo que pone los pelos de punta.

Nuestro Futuro Robado hace un repaso de las inquietantes señales que detectaron los estudiosos del reino animal, las primeras hace ya décadas. Alude a científicos que se quedaban asombrados al ver que las gaviotas que estudiaban en los Grandes Lagos , masas de agua norteamericanas que habían ido convirtiéndose en un sumidero de residuos industriales, hacían cosas -parejas homosexuales, huevos que nadie incubaba, pollos que nacían con graves deformaciones,…- que nunca antes había recogido del mismo modo la literatura científica. Científicos (1) que encontraban que los conductos sexuales de los machos de las gaviotas del sur de California se habían feminizado , hasta el punto de que había células femeninas en los testículos o incluso, cuando el nivel de DDT era muy significativo, los machos llegaban al extremo de…. (SEGUIR LEYENDO)

Read Full Post »