Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Endometriosis’

Una obra emocionante

Portada de La Epidemia Química

Este libro es un contundente “Yo acuso” que desvela el brutal alcance de los daños que se están produciendo, haciendo un llamamiento para una acción urgente. Con la finalidad de movilizar a la sociedad sobre uno de los más grandes retos que está afrontando y en los que la Humanidad se está jugando demasiado.

‘La epidemia química’ se presentará el próximo miércoles, 23 de mayo, a las 11.30 h en la sede de la Fundación Vivo Sano, C/ Príncipe de Vergara 36-6º dcha, Madrid.

Sara del Río (Greenpeace) Foto: Conama Carlos de Prada (Fodesam) Alfredo Suárez (Vivo Sano)

“La contaminación química es una de las causas principales del crecimiento del cáncer, la infertilidad, las enfermedades congénitas y otros muchos problemas de salud”. Esto es lo que decían los científicos firmantes del denominado Llamamiento de París. Pero pese a ésa y otras muchas advertencias de la ciencia, la sociedad no está reaccionando. LEER MÁS…..

Anuncios

Read Full Post »

Hoy concluye en Parma (Italia) una importante reunión sobre Medio Ambiente y Salud, a la  que han acudido ministros de Sanidad y de Medio Ambiente de decenas de países. Se ha intentado llegar a unos acuerdos que permitan reducir el número de personas que enferman a causa del mal estado del ambiente. La cosa no es ninguna bobada, si tenemos en cuenta que la OMS atribuye a estos factores cerca de una de cada cuatro enfermedades y muertes en el planeta.

¿Es posible un hombre sano en un planeta enfermo?

Esta semana se ha “celebrado” , además, la Semana contra la endometriosis, con la que diversas asociaciones de afectadas, intentan llamar la atención sobre lo que les sucede. Muchas de estas mujeres se sienten inadecuadamente atendidas e incluso denuncian en algún caso que están siendo sometidas a tratamientos muy hostiles , a la vez que se descuida la prevención de la enfermedad.

La endometriosis es una enfermedad que podría afectar a más del 10% de las mujeres en edad fértil en España. Diversos estudios científicos asocian la enfermedad a la exposicíón a sustancias químicas tóxicas con efectos hormonales y , a la vez, muchas de estas mujeres, manifiestan que sus síntomas mejoran cuando adoptan hábitos alimenticios más sanos , con menos tóxicos (como la alimentación biológica).

Este puede ser un ejemplo concreto del tipo de temas que en estos días han sido abordados en la ciudad italiana de Parma sin que los medios de comunicación se hayan hecho un eco demasiado grande acerca de ello. Como apenas han hablado en su mayoría de la endometriosis. Como siempre, los sabios señalan al cielo, y los tontos miran al dedo. Se debaten grandes cuestiones que afectan a la salud de  millones de personas y mientras tanto se destaca la crisis económica del Real Madrid. En el pecado estará la penitencia.

La endometriosis, como la infertilidad (que por cierto tantas mujeres con esta enfermedad tienen), como tantas otras enfermedades que pueden tener que ver con el medio ambiente, nos enfrenta a una realidad sobre la que hay que reflexionar: que afrontar enfermedades ambientales ha de hacerse desde la prevención. Y éso es algo muy difícil desde los esquemas sanitarios que prevalecen, enfocados casi en exclusiva hacia el tratamiento de los síntomas una vez que la enfermedad se ha manifestado, pero en muchísima menor medida hacia la prevención. Hay toda una sofisticada industria que vive de diseñar tratamientos que alivien mejor o peor, pero apenas se hace nada para evitar que haya que tratar a nadie. Y acaso ello pueda servir como explicación a por qué una serie de enfermedades no paran de crecer en incidencia sin que nada las detenga, tales como el cáncer (como los de mama y ovario) , el asma, o las enfermedades autoinmunes, que por cierto muchas investigaciones ligan a factores ambientales, tales como los tóxicos químicos, y que casualmente también se dan mucho en las mujeres con endometriosis.

Acaso lo que les suceda a las mujeres con endometriosis, con los daños que sufren en los tejidos que garantizan la renovación de la vida humana, sea análogo a los daños que se observan en la matriz de ésa gran madre de todos que es la Naturaleza. No es posible un hombre sano en un planeta enfermo. No es posible una mujer sana en una tierra enferma. Lo que le sucede a la madre naturaleza, sucede también a las mujeres que, en definitiva, forman parte de la trama de la vida sobre la tierra, trama que se está viendo alterada por muchos factores (entre ellos los de la polución química).

Es la madre tierra toda la que sufre los dolores terribles de la endometriosis. Pero nadie escucha sus gritos.

Cada vez más mujeres se están percatando de la unión entre lo que les pasa a ellas y la degradación ambiental. Ojalá que llegue un día en que ésa conciencia sea tal, y en tal número de personas, que podamos llegar a tiempo.

Read Full Post »

Entrevista a Carlos de  Prada, en revista de endometriosis de México (para verla hacer “click” en la imágen). No olvidar, si quieren más detalles consultar artículo sobre el tema en web del Fodesam.

Read Full Post »

El número de mujeres que se estima que pueden tener endometriosis oscila entre el 10 y el 15% de las que se encuentran en edad reproductiva. Estamos, pues, ante un problema de salud que tiene una muy notable incidencia ( y eso que es probable que en muchos casos se esté dando una subestimación por una serie de razones ).

El problema, en este caso en la pared abdominal 

El problema, en este caso en la pared abdominal

Los síntomas asociados a la endometriosis pueden ser muy diversos y van desde los fuertes dolores en la  parte inferior del abdomen ( que es el síntoma más frecuente ) , especialmente intensos antes y durante los periodos menstruales, a la fatiga o los problemas de la vejiga , intestinales o inmunológicos (como las alergias, eczemas, intolerancias alimentarias,…), por ejemplo. No debe tampoco pasarse por alto que una de las consecuencias más serias de esta enfermedad es su vinculación con la  infertilidad femenina.  Entre un 30 y un 50%  de las mujeres con problemas de fertilidad tienen endometriosis, según las fuentes consultadas.

Una de sus consecuencias más radicales es que muchas veces fuerza a la realización de una histerectomía , privando a las mujeres de uno de sus más sagrados órganos. Miles de mujeres se ven forzadas a ello cada año.

Además, como suele acontecer con otras enfermedades para las que, como sucede con esta, existen más que probables vínculos ambientales (y parece que con un muy escaso peso de lo genético), la incidencia de la endometriosis parece estar creciendo. Antes de 1921 solo se habían publicado 20 informes sobre esta enfermedad en la literatura científica mundial y, al margen de la imperfección de los datos que pudieran existir hace tiempo, parece evidente que la enfermedad ha crecido de forma muy considerable desde la Segunda Guerra Mundial (cuando, por cierto, comenzó de veras la expansión de la industria química planetaria).

La enfermedad se produce cuando, por una serie de razones, tejido del tipo del que únicamente debiera encontrarse recubriendo el interior del útero , crece fuera del lugar en el que naturalmente debiera encontrarse. Por ejemplo, en el exterior del útero, en los ovarios, en las trompas de falopio , en la vejiga, en los intestinos,… o incluso en zonas más distantes como pueda ser un brazo o los pulmones. En el útero ese tejido acabará siendo expulsado con la menstruación, pero fuera de su sitio esa opción no existe y se generan una serie de problemas.

Siempre es complejo establecer una causa para muchas enfermedades. Muchas dolencias no tienen una sola causa. Pero es evidente que , sola o en compañía de otras causas, según un creciente número de estudios científicos que se están realizando, la presencia de una serie de sustancias químicas que pueden tener serios efectos de alteración del equilibrio hormonal de los cuerpos femeninos, puede estar desempeñando un importante papel en el inicio y en el posterior desarrollo de la enfermedad.

Es un hecho científicamente constatado que en los cuerpos de los hombres y mujeres de los países occidentales existe un vasto número de sustancias químicas contaminantes que no existían en nuestros organismos hace tan sólo unas décadas. Y cada vez más estudios no sólo confirman ese hecho sino que establecen que esas sustancias, a los niveles “bajos” de concentración a los que normalmente son detectados en buena parte de la población, pueden tener notables efectos biológicos, causando una serie de desarreglos. Ello se ha visto para muchas enfermedades. Y la endometriosis no tiene por qué ser una excepción, máxime cuando muchos de los contaminantes referidos tienen la cualidad de ser alteradores del equilibrio hormonal, y la endometriosis en una enfermedad en la que un incorrecto funcionamiento de los sistemas inmune y endocrino parecen tener mucho que ver.

Existen diversas teorías acerca de la mecánica de la endometriosis. Una, por ejemplo, postula que las células del endometrio migrarían fuera de ése órgano a través de diversas posibles vías. Otra, conscientes de que las células del endometrio y las células que revisten el peritoneo (fuera del útero) proceden de las mismas células precursoras durante el desarrollo embrionario, postula que una alteración de las células precursoras en etapas muy tempranas puede hacer que haya fuera del útero células que han evolucionado de una forma inadecuada y que luego se comportan como las del endometrio respondiendo a los mismos estímulos hormonales. Pero ninguna de estas tesis cierra precisamente la puerta a que , en cualquiera de los casos, un desarreglo de las señales químicas pudiera favorecer lo que sucede.  Máxime si tenemos en cuenta que , como ya se ha dicho, muchos contaminantes tienen efectos de alteración hormonal. Sabiendo el papel de los estrógenos en la endometriosis no es tan dificil comprender lo que puede representar el que nuestros cuerpos estén llenos de sustancias artificiales , unas en una concentración, otras en otra que , por ejemplo, puedan tener efectos estrogénicos o anti-estrogénicos, según las sustancias o los casos.

Tampoco el incorrecto funcionamiento del sistema inmune contribuye a alejar la sospecha de la influencia de las sustancias contaminantes, ya que se sabe perfectamente que uno de los principales efectos de estas sustancias, en algún caso de las mismas que diversos estudios han asociado a la endometriosis es, precisamente, el de dañar el sistema inmunológico de un modo u otro.

Pero al margen de las especulaciones que pudieran hacerse con más o menos base hay una serie de hechos claros y demostrados que pasamos a comentar.

Diversos estudios científicos han establecido una asociación, en algunos casos muy fuerte, entre la presencia de una serie de sustancias tóxicas muy frecuentes en el mundo industralizado, y la endometriosis. Tan frecuente es la presencia de estas sustancias contaminantes en los organismos de las personas que puede afirmarse que prácticamente nadie se libra de tenerlas en sus cuerpos.

Entre estas sustancias cabe destacar las dioxinas, los furanos y los PCB,s o policlorobifenilos. Las dioxinas , por ejemplo, son sustancias cancerígenas que actúan como alteradoras del equilibrio hormonal y que son liberadas , entre otras cosas, cuando se incineran plásticos de algunos tipos. También determinadas industrias las emiten o vierten a la atmósfera, aguas o suelos (por ejemplo algunas fabricantes de plásticos, cementeras o papeleras) . Son muy persistentes en el medio y se acumulan en los seres vivos, llegando a los seres humanos en especial a través de la dieta.

los PCBs son un grupo muy amplio de sustancias -más de 200- que se usaron muy ampliamente como refrigerantes en transformadores eléctricos, lubricantes, fluidos hidráulicos, aceites aislantes, productos ignífugos para maderas, pinturas,… Son sustancias altamente persistentes y bioacumulativas por lo que, a pesar de haberse prohibido en muchos paises, siguen presentes en los seres vivos. De modo que hoy en día, probablemente,  la mayor vía de exposición humana a estos productos químicos sea a través de la alimentación. Entre los PCBs hay sustancias que son neurotóxicas, anti-tiroideas e inmunotóxicas, sobre todo cuando la exposición se da en el periodo embrionario.

Muchos de estos tóxicos pueden llegar a nosotros a través de los más diversos productos contaminados (pescado, carne, leche,…) y se sabe que pueden causar efectos a niveles muy bajos de concentración. Un consejo muy general que podría darse en aras de la prevención es evitar la ingesta excesiva de grasas animales ya que este tipo de tóxicos suelen acumularse en el tejido graso. En cualquier caso, como antes se decía, casi todo el mundo tiene presencia de estos contaminantes en sus cuerpos.

Se han realizado las más diversas investigaciones que muestran que estas sustancias pueden contribuir al desarrollo de la endometriosis, tanto en animales como en personas.

En 1993, un estudio  constató que un grupo de macacos a los que se había alimentado uños años con una dieta contaminada con niveles bajos de dioxinas mostraba una muy fuerte incidencia de la enfermedad, de más del doble de las que no habían recibido esa alimentación  (SEGUIR LEYENDO)

Read Full Post »

Estos días se habla mucho de la endometriosis. Pero como suele acontecer, no se comentan algunos aspectos que pueden ser importantes como los que tienen que ver con los factores ambientales que pueden tener un importante peso en la enfermedad. Sugiero ,por tanto, la lectura de estudios científicos como éste:

http://humrep.oxfordjournals.org/cgi/reprint/20/1/279

Lo que demuestra este artículo es la asociación entre unos tóxicos industriales, en concreto los PCBs (policlorobifenilos) casi omnipresentes en los cuerpos de los occidentales y la endometriosis.

Obviamente existen más sustancias que pueden tener efectos semejantes. Y es probable que estas cosas debieran ser tenidas en cuenta de cara a la prevención de una enfermedad que afecta a tantas mujeres y que muchas veces viene de la mano con problemas como la infertilidad.

PUEDE ENCONTRASE UNA INFORMACIÓN MÁS COMPLETA SOBRE ENDOMETRIOSIS Y TÓXICOS AQUÍ: ENDOMETRIOSIS Y TÓXICOS

Read Full Post »